Esquemáticamente hablando podemos decir que hay dos tipos de personas o dos estilos a la hora de encarar una situación problemática; por una lado, estarían los que suelen ver el vaso medio lleno y por otro los que siempre lo ven medio vacío. Pues bien, yo, indistintamente, y según el tipo de problema al que me enfrente o del momento del día, suelo oscilar entre uno u otro perfil aunque debo confesar que tiendo más bien a ser optimista y a pensar que vivimos en Los mundos de Yupi lo cual, en más de una ocasión, suele ser contraproducente porque luego el batacazo es mayor cuando compruebo que la realidad es muchas veces tan cruda como la pintan (sino más)… Leer el resto de esta entrada »