Archivos para las entradas con etiqueta: La habitación roja

A veces me planteo qué elementos concretos son los que deberían determinar la grandeza de un país. Otras veces, directamente, no me planteo ninguna cuestión que trascienda lo que podríamos denominar los confines de mi barrio. Lo que no puedo negar es que nunca he tenido vocación de presidente de la comunidad. Pero cada vez tengo más claro que, si no participas directamente en las cuestiones que te afectan directamente, es bastante probable que las cosas no tomen el rumbo deseado. Y si las cosas no toman el rumbo deseado y el motivo es que tú no te mojas, no resulta del todo coherente que te pases gran parte de la vida quejándote. La vida cómoda es divertida pero tiene sus inconvenientes, exactamente igual que la vida moderna como ya apuntaban los chicos de La habitación roja: “La vida moderna es nuestra condena, las prisas, las penas y los pisos de treinta…”… Leer el resto de esta entrada »

El tiempo termina colocando a cada cual en su sitio. ¿Podéis imaginar una frase más irritantemente tópica? Probablemente no, pero no podemos negar que, en no pocas ocasiones y para alegría de muchos, dicha máxima se cumple: y ese es precisamente el caso de Los Planetas. Acerca del sonido de la banda y acerca de la voz de J y, más concretamente, de su particular modo de cantar se ha dicho y se ha escrito absolutamente de todo. Pero ellos han sabido sobreponerse a todas las críticas y a todos los embates para seguir recorriendo un camino en el que creían firmemente. Los Planetas es un grupo que, desde que iniciara su andadura allá por la primera mitad de los años noventa, despierta pasiones y antipatías casi a partes iguales. Con el paso de los años –y a través de conversaciones con los de uno y otro bando- he llegado a la conclusión de que, quienes les odian a muerte (porque a Los Planetas solamente se les puede odiar o amar a muerte), se morirán odiándoles y seguirán negándoles (ahora incluso contra toda evidencia) el lugar hegemónico que ocupan dentro del pop patrio, mientras que los que siempre le han defendido, ahora se sentirán orgullosos de que el tiempo y los acontecimientos les estén dando la razón… Leer el resto de esta entrada »