Entiendo que lo más atroz y lo más anti-natura que puede hacer un ser humano es matar a la criatura que ha engendrado. No es fácil ponerse en la piel de los demás. Digo esto porque yo no soy padre y, por tanto, no sé lo que se siente cuando se tiene un hijo ni sé lo que se le puede llegar a querer y, por tanto, no sé lo que se sufre ante su pérdida. Pero puedo llegar a imaginarlo. He oído decenas de veces cómo padres y madres comentaban que lo peor que te puede pasar en esta vida es que un hijo tuyo fallezca antes que tú. Hace un par de noches, sin ir más lejos, volví a ver una película que me encanta. Me refiero a Crazy. Hay un momento en el que el padre le confiesa al hijo gay lo que duele perder a un hijo ante la inminencia de la muerte del hermano mayor víctima de las drogas. Matar a un hijo atenta de pleno contra el instinto de conservación de ahí que al comienzo hablase de acto anti-natura… Leer el resto de esta entrada »

Anuncios