Que los amigos se casen puede ser tomado como un indicador inequívoco de que el tiempo pasa y de que nos vamos haciendo mayores. Esa certeza a su vez puede ser tomada como una razón inexcusable de que debemos vivir el día a día a tope porque nuestro paso por el mundo tiene fecha de caducidad y, al final, seas rico o seas pobre, alto o bajo, todos vamos a correr la misma suerte. Todo casamiento conlleva la correspondiente luna de miel la cual tendrá lugar, a ser posible, en un destino exótico y que se encuentre lo más alejado posible de nuestro lugar de origen. Esto me lleva a pensar que… en la mayor parte de los casos, buscamos escapar de nuestras realidades cotidianas, y que la intensidad con que experimentamos dicha sensación de distanciamiento con respecto a nuestras vidas suele ser directamente proporcional al número de kilómetros que pongamos de por medio, lo cual también responde a mi modo de ver a una causa antropológica lógica: y es que es más normal que civilizaciones y culturas que, por su lejanía física, no se han rozado se asemejen menos entre sí y viceversa. Por tanto, cuanto más cerca, más parecido, y cuanto más lejos, más diferente. La cuestión es que una de las parejas de amigos a las que he aludido se fueron de luna miel a Nueva York y la otra se ha marchado a San Francisco. En ambos casos, la opción escogida pasa por cruzar el Océano Atlántico (no a nado, por descontado). Esto me ha recordado que yo todavía no he cruzado el charco (aunque también hemos de tener en cuenta que también me ha recordado que tampoco me he casado) y creo que va llegando ya la hora de hacerlo (quiero decir, cruzar el charco), máxime cuando la visión del mundo que tienen mis coetáneos es más apocalíptica a cada día que pasa. Y no me perdonaría jamás que llegase el fin del mundo sin que yo hubiese viajado a los Estados Unidos. Otro problema que se me plantea situados en este punto tiene que ver con el tamaño que tienen los Estados Unidos de América. Este tamaño es tal que, salvo que vayas a pasar en dicho continente tanto tiempo que puedas visitar más de un lugar, te verás obligado a escoger qué estado quieres visitar. Estados Unidos de América (en inglés: United States of America o USA) es una república federal constitucional compuesta por 50 estados y un distrito federal. La mayor parte del país se ubica en el centro de América del Norte —donde se encuentran sus 48 estados contiguos y Washington D. C. el distrito de la capital—, entre los océanos Pacífico y el Atlántico, limita con Canadá al norte y con México al sur. El estado de Alaska está en el noroeste del continente, limitando con Canadá al este y separado de Rusia al oeste por el estrecho de Bering. El estado de Hawái es un archipiélago polinesio en medio del océano Pacífico, y es el único estado estadounidense que no se encuentra en América. El país también posee varios territorios en el mar Caribe y en el Pacífico. La cuestión es que todo lo referido anteriormente suma la friolera de 9,83 millones de km² y no creo que nadie sea capaz de abarcar dicha superficie en un viaje de poco más de una semana, y mucho menos incluyendo dicho viaje visitas a museos. Bueno, dicho todo esto, creo que va siendo hora de plantearme seriamente la posibilidad de cruzar el charco, y quedarme allí a vivir para siempre sin contrato de trabajo ni permiso de residencia. La mejor manera que se me ocurre de desplazarme es haciendo auto-stop al más puro estilo de los integrantes de la beat generation. Lo bueno del asunto, y es que a mí siempre me gusta mirar la cara buena, es que, cuando descubran que soy un ilegal, me meterán en el primer avión que despegue con destino a España y con todos los gastos pagados. Estados unidos, como su propio nombre indica, son muchos estados unidos, y muy diferentes entre sí, pero me asombra la enorme conciencia que tienen, a la hora de la verdad y llegado el caso de que se les ponga a prueba al respecto, de estar todos unidos. He llegado a la conclusión de que América es el país de las oportunidades pero, por encima de todo, es el país de los americanos.

Anuncios